ARC BROKER

A.D.Alcorcón

AD Alcorcón vs Rayo | Tres puntos de oro para seguir soñando con la salvación

quiquerubio (@as_quiquerubio) - 13/05/2017-22:46


El Alcorcón consiguió una importantísima victoria frente al Rayo, la segunda consecutiva tras vencer en Oviedo, que deja a los pupilos de Velázquez fuera del descenso tras una jornada casi redonda. Alejo y Víctor Pérez, que entraron desde el banquillo, marcaron los dos tantos del encuentro en apenas tres minutos de ciclón amarillo y zozobra rayista. Próxima parada, Girona, y ya fuera del pozo...

Repitió Velázquez el mismo once que ganó al Oviedo con la entrada de Pablo Pérez por el lesionado Kadir. Otra vez con defensa de cinco, trivote en la medular y Giménez y Pablo intentando llegar con mordiente al ataque. Y volvimos a ver un equipo ordenado, con las líneas muy juntas y que apenas concedió ocasiones a un rival que, por momentos, se le vio demasiado relajado. De arranque, ambos conjuntos saltaron al campo responsabilizados. Ninguno de los dos quería arriesgar en exceso arriba y las ocasiones brillaban por su ausencia. Toribio lo intentó desde lejos y Pablo Pérez incordiaba en los balones aéreos, pero sin demasiadas ideas y ninguna profundidad. Giménez se convirtió en una isla en ataque y el Rayo comenzó a tener el control de la pelota. Sin hacer daño, pero manejando los tiempos del partido. La más clara la tuvo Ebert en un lanzamiento lejano de falta directa que hizo lucirse a Dmitrovic. Los minutos pasaban y el choque se fue enfriando hasta convertirlo en tediodoso. Menos mal que llegó el descanso para ver si tras el mismo alguno de los dos equipos cambiaba el chip.

Sin embargo, no sucedió así. Parecía como si a ambos conjuntos les sirviese el empate. Pero Velázquez tenía un plan. Dio entrada a Iván Alejo por Pablo Pérez para aprovechar su velocidad y el choque cambió por completo. Míchel también también tenía el suyo. Metió a Manucho y Miku, dos delanteros, por Javi Guerra y Baena, un delantero y un mediocentro defensivo. Pero volvamos a Alejo. Porque el vallisoletano volvió a ser determinante. Para lo bueno y para lo malo. En la primera encaró desde la derecha, donde debe jugar, ganó línea de fondo, y su centró lo sacó in extremis Quini cuando Giménez ya se veía de nuevo como salvador de los suyos. En la segunda, fue definitivo. Bellvís se marchó por la izquierda, sacó un centro exquisito y Alejo cabeceó a la red. Santo Domingo explotaba. Porque hasta entonces se escuchaban más a las 300 gargantas rayistas (y alguno más infiltrado por el estadio) que al resto de los presentes (3.918 sobre otro "no lleno" del feudo alfarero). En la tercera, poco después, mostró su lado más alocado. Hizo una entrada desmedida a Trashorras en el centro del campo, innecesaria, y el colegiado no dudó en mostrarle la roja. Dejaba a su equipo con diez con tiempo para la reacción rayista. Tocaba arrebato visitante con el plan de Míchel y la entrada de Lass. Pero llegó la puntilla un minuto después. Porque los franjirrojosa sacaron la falta de la roja a Alejo como si fuera el minuto 90, queriendo resolver ya. Y, en el rechace, Giménez lanzó el contragolpe y asistió magistralmente a un Víctor Pérez que marcaba a placer. Mayor efectividad, imposible. Quedaba tiempo para la reacción rayista, pero el Alcorcón se supo defender con orden, como durante todo el choque. Como en Oviedo. Santo Domingo llegaba al extasis con el "Sí se puede" y despedía a los suyos con una merecida ovación.

Quien lo iba a decir tras la derrota contra el Cádiz hace dos semanas. Como ha cambiado el cuento. Dos victorias para creer y cuatro finales para seguir soñando con la salvación. De momento, el Alcorcón sale del descenso y ya depende de sí mismo. El equipo ha mostrado su mejor cara con la defensa de cinco, ese trivote defensivo y todos a una. Otra vez solidario. Velázquez está ganando su apuesta con el nuevo dibujo y las decisiones de sentar a David Rodríguez y Óscar Plano. Pero todavía no se ha conseguido nada. Toca seguir. Próxima parada: Girona.

:

Comentarios   

 
+1 #1 jesus 16-05-2017 10:43
Con el trascurrir del primer tiempo, no creí que podíamos ganar; ¿Pero cómo no pensar en ganar? Si la fe que tengo en mi equipo es ciega. Ganamos, claro que ganamos.
Nos espera Girona. Pero...¡Si se puede!
Citar
 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar